¿Morir entre las llamas? eso suelen decir los titulares; la realidad es mucho más sencilla. Se mueren más personas por los gases de incendio que por el mismo fuego. Desde hace 30 años, la capucha Parat C protege contra estos gases y contra el peligro inherente para la vida o la integridad física.

parat-cEl mayor peligro no son las llamas, como se suele sugerirse. El 85% de las víctimas se desmaya en las escaleras llenas de humo, sufren secuelas por los gases de combustión o mueren a causa de los peligrosos gases del incendio, como el monóxido de carbono.

La capucha de escape protege al individuo contra los gases, el humo y otras partículas en suspensión durante unos 15 minutos, lo que casi siempre es suficiente para ponerse a salvo por las salidas de emergencia.

Para ser una herramienta que permite salvar vidas, una Parat C parece de lo más sencillo. Pero como todas las cosas aparentemente sencillas, también esta capucha encierra muchas ideas, desarrollos tecnológicos y trucos de producción.

La capucha tiene que servir para las personas que llevan gafas. A la vez, la máscara interior y el cuello tienen que cerrar herméticamente, no importando el tamaño de la persona.

La capucha está hecha de un tejido de poliéter sulfona (PES). Este plástico de gran resistencia no se doblega a los productos químicos y se emplea también en la construcción de aviones para grandes esfuerzos mecánicos y térmicos. Además, el PES se caracteriza por ser ignífugo (material que protege contra el fuego porque no puede quemarse).

Esto no solo protege contra las chispas que saltan, sino que también aguanta incluso durante varios segundos una temperatura de fuego de 850 °C. Por la cara exterior de lo que luego será la mascarilla, este tejido está recubierto de un PVC de color naranja brillante que puede verse bien incluso habiendo humo.parat-c-2

La lente está hecha de propionato de celulosa, un plástico transparente y estable
con un elevado rango de temperatura de aplicación que, se caracteriza por una cierta capacidad de absorción del agua.Una capa antifog aplicada a ambos lados impide también que la lente se empañe por dentro debido al sudor condensado.

La parte del cuello, hecha de una cinta de algodón ancha, hipoalergénica que absorbe el sudor.

El filtro, que no sólo protege contra el sulfuro de hidrógeno, se ajusta en el manguito de forma que cierre herméticamente al aire y se fija con una abrazadera a la mascarilla. En la abertura lateral de la pieza insertada de la mascarilla va instalada la válvula que facilita la respiración y protege el filtro contra la humedad.

La duración de vida de la capucha es de 12 años. Por lo tanto en esto nos damos cuenta la minuciosidad como está hecha y que esto se convierte en una gran inversión para la seguridad de nuestros empleados.

Se cuenta con una amplia gama de la línea Parat, toda esta es para protección respiratoria aislante.

Para más información no dude en contactarnos.
Parat-C-Single Parat-C-TravellerParat-C-Soft-without-shadow

FUENTE REVISTA DRAGER OCTUBRE 2011