La importancia de un riesgo se mide por la probabilidad de que se produzca y la dimensión de las consecuencias. Una vez cuantificadas estas dos magnitudes, todo lo demás es puro cálculo. Ahora bien, ¿cómo se cuantifican?

Fotos: HoYer gmbHLa mayoría de la gente no sabe estimar como estimar probabilidades y sus consecuencias. Esta se convierte en una de las tareas más difíciles al gestionar los riesgos .

En su mayoría los riesgos son calculables. Pero también hay riesgos incalculables. Estos son los que el entendimiento no puede concebir, porque no se conoce su probabilidad o no se tiene ninguna noción alguna de ellos. No se es consciente del riesgo y simplemente se cuenta con una sensación incierta y premonitoria.

Desde hace muchos años, se desencadenó una polémica información sobre si la radiación de los móviles puede causar cáncer. Las pruebas científicas son escasas. Pero en junio, la OMS (Organización Mundial de la Salud) clasificó la radiación emitida por los móviles como «potencialmente cancerígena».

Muchas personas entendieron esto como una recomendación para dejar de utilizar los móviles. Pero en realidad, la OMS nunca aclaró que los móviles fueran peligrosos, mas bien no se puede decir con certeza de que estos no lo sean. Sin embargo, a muchos se le pasó por alto esta sutileza. Su miedo difuso a las radiaciones invisibles se vio confirmado.

Generalmente la gente tiene un comportamiento emocional con los riesgos: la emoción que predomina es el miedo.Las personas no son máquinas. Por lo tanto las probabilidades no solo determinan sus actos, sino también sus estados de ánimo.

Tendemos a sobreestimar riesgos sensacionalistas como los atentados terroristas o los accidentes de aviones y a subestimar peligros estructurales como, por ejemplo, el usar un casco en un área de construcción o un zapato adecuado.

En un mundo tan complejo, la seguridad de la gente no se obtiene si uno espera hasta que pase lo pero. Sino hay que estar siempre preparado ante cualquier situación.

Por eso invertir en equipos de seguridad y capacitaciones para nuestros equipos es parte primordial en nuestras agendas. En este otro artículo hablamos más sobre seguridad.

 

FUENTE REVISTA DRAGER OCTUBRE 2011. Foto: HoYer gmbh